Desde el pasado 28 de septiembre, muchas entidades del Principado de Asturias están obligadas a disponer de desfibriladores y personal formado para su utilización en sus instalaciones. 

El Decreto 24/2016 del 28 de Septiembre regula por primera vez la instalación y utilización de desfibriladores en el Principado de Asturias fuera del ámbito sanitario. Asturias se une a Andalucía, Canarias, Cataluña y Euskadi como las únicas comunidades autónomas que regulan la instalación de desfibriladores con obligación dependiendo de distintos aspectos.

El nuevo Decreto  deroga el antiguo 24/2006 del 15 de Marzo en el cual solo regulaba la formación y la utilización de desfibriladores, quedando ahora un único decreto que engloba formación, mantenimiento e instalación de desfibriladores.

El tiempo que las empresas y entidades Asturianas que entren dentro de la norma tienen para incorporar el equipamiento y la formación es de 12 Meses de plazo para cumplir la normativa y estarán obligadas a disponer de este equipamiento:

-Los Centros Comerciales, individuales y colectivos que tengan una superficie edificada para la exposición y venta al público de más de 2.500  metros cuadrados

-Instalaciones de Transporte: Aeropuertos y puertos comerciales, estaciones de autobuses o ferrocarril de poblaciones de más de 50.000 habitantes, y las estaciones de tren o autobús con una afluencia media diaria igual o superior a 2.000 personas.

-Los establecimientos, locales e instalaciones en que se desarrollen espectáculos públicos y actividades recreativas con aforo autorizado superior a 750 personas

-Las instalaciones deportivas en que la afluencia media diaria de usuarios sea igual o superior a 500 personas

Uno de los aspectos más importantes es el referido a la formación sobre la utilización de estos desfibriladores, dónde observamos que la normativa es muy estricta a la hora de formar a los no sanitarios, la formación debe estar impartida por una entidad acreditada por el Principado. Es importante que las empresas que contraten desfibriladores se aseguren de que las entidades están incluidas en el registro, en nuestro caso publicamos en nuestra web el documento que nos acredita como entidad formadora.

Muchas entidades Asturianas clientes nuestros, que ya están cumpliendo esta normativa como los Gimnasios Altafit de Gijón y Oviedo, fábricas como Mecalux o General dinamics, hostales y residencias como Hostal Casa Cipriano en Cabrales y la Residencia San Francisco de Villaviciosa perteneciente a Mensajeros de la Paz y algunos centros educativos que de forma gratuita y gracias a nuestra campaña solidaria de Pulseras Salvavidas disponen del servicio completo como Colegio Santa María del Naranco o Colegio Público Noega.

Las entidades que adquieren servicios de cardioprotección lo suelen hacer mediante Renting, en nuestro caso el coste aproximado de un servicio completo está entre los 50 y 85 Euros dependiendo de las personas a formar, tipo de vitrina y tipo de desfibrilador.. En opciones de compra los desfibriladores tienen un coste de entre 1.000 y 1.500 Euros a lo que se debe sumar el coste de la vitrina, carteleria y formación. Campo también recuerda que la formación sobre desfibriladores se puede bonificar para que las empresas se lo desgraven.  Otro de los aspectos importantes es el mantenimiento donde hay que tener especial cuidado, ya que dependiendo de un modelo u otro de desfibrilador las baterías oscilan desde los 40 Euros hasta los 500 Euros y los clientes han de saber que siempre deberán cambiar la batería ya que se desgasta aunque no se utilice el desfibrilador.